Buscar
  • People Awareness México

¿Qué debe contener un plan de Capacitación? O Las características de una Capacitación exitosa

Actualizado: 31 de ene de 2019

Parte de los cambios que ha traído la digitalización y la hiper conexión, es que ahora todos aquellos que cuentan con acceso a internet, pueden buscar y descargar información. Si a esto le sumamos, quien busca posee pericia en la navegación, es altamente probable descubra contenido relevante y de utilidad.


En las universidades, los estudiantes piden experiencias y aprendizajes de sus maestros, en las empresas, se buscan programas personalizados al negocio o si es posible, a los participantes en sí. Aprender está al alcance de un click, se cuentan con tutoriales, simuladores, profesores en línea y la demanda del solicitante.


Por todo lo anterior, como Recursos Humanos se nos abre la oportunidad para traer a nuestros colaboradores, programas que no solo respondan a las necesidades identificadas, sino que les brinden una experiencia de aprendizaje personalizado.


Esta oportunidad no siempre se traduce en un incremento de costo, pero sí en incorporar creatividad, escucha, análisis y ejecución impecable de nuestra parte y/o del proveedor (es) con quienes trabajamos.


La experiencia que hemos desarrollado en nuestra área de Capacitación, nos ha mostrado que los programas más éxitos, son aquellos diseñados e impartidos con varios de los siguientes elementos:


  • Escuchar e indagar sobre las retos, actividades y características de los participantes.


  • Alinear el programa, taller o intervención de capacitación con el propósito de negocio, si es posible acotarlo al año fiscal, al contexto actual, al nuevo producto, cambio de cultura, etc.


  • Contar un patrocinador tanto de RH como del área de negocio. Ambos podrán monitorear el impacto durante y después de la capacitación.


  • Definir capacitaciones cortas o por etapas a fin de evaluar y hacer rápidamente los ajustes necesarios.


  • Elegir a un equipo de facilitadores que cuenten con experiencia y conocimiento, excelentes comunicadores y comprometidos con el aprendizaje.


  • Construir programas que incluyan un tema o idea central como detonador, dirigido a la persona, no sólo al ocupante de posición, desafíe las creencias y conocimientos actuales, conecte la emoción, el cuerpo y pensamiento.


  • Incorporar una aplicación o herramienta digital para compartir contenido, experiencia y contacto.


  • Compartir la responsabilidad del aprendizaje y crecimiento con los participantes, impulsarlos de un rol receptivo a un rol activo.


2019 se presenta como un año, donde en México y en el mundo, tenemos grandes desafíos para optimizar y potencializar quienes somos como individuos y organizaciones.


Es un gran escenario para (re) aprender a formar a nuestros colaboradores. ¡Hagamos que cuente para todos!


Articulo escrito por: Elena Ceron

43 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo