Buscar
  • People Awareness México

¿Para qué necesito un Coach?

Actualizado: 31 de ene de 2019

Todos dudamos alguna vez, nos guste admitirlo, o no. Todos pasamos por ese instante particular de transición, en que no sabemos si la decisión que estamos tomando es la mejor.



Todos tenemos momentos de cuestionamientos, de querer encontrar respuestas, momentos en que sabemos que necesitamos evolucionar pero no tenemos claro cómo lograrlo.


Nos pasa todos los días, con la familia, en lo cotidiano, y también en las grandes decisiones de nuestro trabajo, nuestra empresa, nuestro proyecto profesional.

Muchas veces nos gustaría tener una contraparte a quien poder contarle, exponerle nuestros argumentos, defenderlos y llegar al fondo del asunto. Alguien que nos escuche, de verdad. Alguien que no nos juzgue, que no tenga prejuicios, que no limite nuestras expresiones. Alguien que pueda reflejar lo que estamos diciendo, pensando, sintiendo, de la mejor manera. Un espejo que refleje nuestro mejor yo.


Eso señores, es lo que hace un coach.

Un coach es un experto, un elemento externo, neutral, que no posee background ni preconceptos acerca de su coachee y su entorno. Un coach no es un asesor, no es un instructor, no es un mentor. No va a decirte qué hacer ni cómo hacerlo. Tú vas a descubrir que quieres hacer, y cómo hacerlo de la mejor manera.


El proceso del coaching se lleva a cabo básicamente a través de una conversación, en la que el coach hace preguntas, preguntas poderosas que muy probablemente no tengan una respuesta inmediata, ni fácil. El coachee deberá entonces navegar en su interior más profundo para encontrar esas respuestas, decirlas en voz alta y posteriormente, convertirlas en acción. El coach sólo es el catalizador, el conducto, el testigo privilegiado en el proceso de autodescubrimiento que el coachee lleva a cabo.


La escucha es, sin duda, la gran protagonista. El coach deberá escuchar, con todo el cuerpo. Con una presencia completa y respetuosa, generando un espacio donde el coachee, sienta que puede abrir pensamientos y emociones, sintiéndose seguro.


El coachee deberá establecer desde el inicio, acompañado del coach, un objetivo para el proceso en su totalidad, algo que se quiere obtener, lograr o alcanzar. Y cada sesión puede tener por su parte un objetivo particular (KPI – Key Performance Indicator), consistente con el gran objetivo inicial, lo cual permitirá ir desglosando las necesidades del coachee para aterrizar las metas en acciones concretas y alcanzables. Los objetivos, cuando el coaching se da en el marco de una organización, podrán ser establecidos por los supervisores o jefes del coachee en conjunto con él. En ocasiones, también él área de capital humano puede tener voz en la definición de estas metas a alcanzar.


Se trata de un camino, que inicia donde estás en este momento, y termina en el lugar donde quisieras estar. Un camino, recorrido paso a paso, irá develando elementos invaluables hasta el momento desconocidos para ti. Y esos elementos irán construyendo caminos, transformándose en acciones que generarán grandes cambios en mediano y largo plazo.


De eso de trata el coaching. De descubrir, sorprenderse, encontrar, desaprender y volver a aprender, enfrentar, aterrizar y actuar. El coach es quien te acompaña en este recorrido, el espectador, quien te observará mientras te conviertes en quien quieres ser. En pocas palabras, el espejo que reflejará, al final del camino, la mejor versión de ti mismo.



Articulo escrito por: Inés Corva



80 vistas
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Facebook

2018 Derechos Reservados. People Awareness México

Cookies | Política de Privacidad

Contacto: contacto@pawaremx.com